Abanico, lazo y movimiento

 

 Para mis amadas Chichis Indignadas

Trenzamos corazones con manos ágiles:

mientras nuestro aliento brote que surjan flores,

ritmos paralelos haciendo frente.

 

El espejo de mis ojos

dignos y en alto

está en tu marcha, tu risa,

tu pecho al aire,

tu entrecejo encabronado,

tu palabra libre,

tu música en vuelo,

tus tambores, tu micrófono,

tu congregación de asombros y despertares.

 

Nuestra pregunta trenzada

con lazo amoroso e impúdico

viaja por los territorios hecho abanico,

sostenido por mil manos y más

desde la rabia, la memoria, el dolor,

desde la fuerza, la emoción cristalina,

la claridad, la mirada fija,

la esperanza

desde el amor a la vida

desde la vida (esa divina finitud).

 

Abanicamos el viento que respiramos

y nos mantiene con pechos hinchados,

espaldas rectas, frentes en alto.

Abanicamos el grito que sacude,

derrumba y construye.

Abanicamos el aliento entre los besos,

el susurro de un “te amo” neto.

Abanicamos el aire que seca las lágrimas

y acaricia las mejillas hermanas.

 

Nuestro abanico es un corazón sano

de tantos territorios como cuerpos,

repletos de vida

en acto erótico batiendo los aires

moviendo la atmósfera toda.

 

Nuestro lazo y movimiento

es el amoroso oxígeno del mundo.

 

Anuncios

Un comentario en “Abanico, lazo y movimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s