Rota

cristales rotos

opacos, cóncavos, viejos

otros brillantes, recién nacidos

 

en lo quebradizo surge un esfuerzo

músculos se tenzan

las vigas de la carne intentan estructura

que levante esta mirada anciana

 

soy la serpiente del tiempo

incontables veces devorada a sí misma

 

ningún sofoco del tedio

sólo la íntima cercanía

de un dolor reencarnado

absoluto en su reconocimiento

habitante de todos los ojos con espejo

 

así mi cuerpo

 

pecho del astillado movimiento

de las voces sin justicia

y los silencios colmandos

 

sólo un nicho

sin dios

para mi desesperado rezo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s