Reminiscencias religiosas del amor

La palabra adiós es hermosa. A-diós. Es en el momento de la separación cuando nos remitimos a la totalidad, lo divino, a lo que rebasa nuestra finitud y nos une. Y, sin embargo, el adiós es real, definitivo, la separación existe.

Muchos adioses son para siempre y marcan un punto de no retorno: aquello que alguna vez se mantuvo unido, lado a lado, en el mismo camino, se separa y abre una distancia infranqueable. El adiós sólo hace evidente lo que siempre fue la verdad de la unión: lo que se une no es una misma sustancia, lo que se une siempre fue disímil, ajena una parte de la otra. Como dice Eduardo Nicol:

La identificación es imposible, porque el ser insuficiente desea reunirse consigo mismo, para completarse, y sólo puede completarse con el otro, que le es propio y ajeno a la vez.

La individualidad persiste, de ahí nuestra nostalgia taciturna y nuestra estimulante esperanza. La paradoja es la verdad de la unión: el otro es otro, yo soy su otra. Somos ajenos y, no obstante, ni la distancia más absoluta, la diferencia más real, puede ocultar la verdad de Dios: nuestras historias se entretejieron en un telar más grande que nos sostiene, nos abarca y nos rebasa.

Al estar juntos nos olvidamos de Dios, el mundo giraba al rededor nuestro cual si fuéramos su ombligo, nuestro egoísmo nos enceguecía. Al separarnos, el egoísmo se disipó y nuestros espíritus se expandieron en su soledad. De Dios venimos al encontrarnos y a Dios regresamos al despedirnos.

El no decir adiós cuando es necesario es la terca costumbre de creer que se pueden ocultar las distancias, perpetuar ese mundo sin quebrantos. Sin embargo, el silencio es la distancia encarnada en el tiempo, es el repetir la separación con cada día que pasa sin expresarte mi decir. Pido disculpas. Debo aceptar la paradoja: la única forma de reducir la distancia es emitir de mis labios esa palabra que, al separarnos, nos une: ¡Adiós!

-Para quien me dejaba dormir en su regazo, deteniendo el tiempo a caricias.

Anuncios

4 comentarios en “Reminiscencias religiosas del amor

  1. Estoy de acuerdo contigo porque creemos olvidarnos de la palabra ya que cuando dices un adiós puede marcar un para siempre, también creemos olvidarnos de el dios divino porque cuando más lo necesitamos estamos orando y confesando le nuestros pecados. pero cuando no lo necesitamos nos acordamos de él.

    Me gusta

    1. Hola Melissa 🙂 Debo aclararte que no soy religiosa, ni creo en el Dios judeocristiano que juzga y castiga. Cuando hablo de Dios aquí lo hago en el sentido más abarcador, en el sentido de la totalidad inmanente -al estilo del Dios de Spinoza- que es el conjunto infinito de todo lo finito. En esa totalidad, el adiós -en el sentido de la separación de las cosas finitas- es real, pero también es sólo un momento de la unidad de todo lo existente. ¡Saludos!

      Me gusta

  2. Me pareció súper bien el hecho de que algo tan simple tenga para ti tanto significado pero aún más el hecho de que sea muy real el mismo, así es el adiós es algo que aunque parezca que nos separa solo nos une más 👏🏻👏🏻👏🏻

    Me gusta

  3. es un poco dificil de entender el sentido del video, creo que la musica le agrega algo de sentido ya que sin ella seria un simple hombre haciendo movimientos o bailando

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s