El complejo de héroe en los auto nombrados “hombres feministas”

IMG_20150427_155718

El complejo del héroe no es sólo el impulso desmedido a ayudar a las demás personas. Se trata de una compulsión a asumir una responsabilidad para salvar a quienes se vislumbran como víctimas. Pero hay que tener mucho cuidado: esta compulsión de ninguna manera se ha de confundir con una postura misericordiosa o humanitaria. Todo lo contrario.

El héroe que vive en el interior de los auto nombrados “hombres feministas” es un personaje patológico, pero muy real. Tiene un discurso súper elaborado sobre el feminismo y, sin duda, ha leído con apasionado interés a Celia Amorós, Marcela Lagarde, Monique Wittig, Kate Millet, Judith Butler, Julieta Paredes, etc. Se sabe de memoria el libro de Feminismo para Principiantes de Nuria Varela, y ha desarrollado toda una teoría sobre una utópica comunidad ético-feminista. Ha asistido a sin fin de seminarios sobre el tema, ha colaborado con filósofas de renombre, en su perfil de Academia.edu se lee “Filosofía Feminista” entre los primeros lugares de sus intereses. Es, pues, todo un feminólogo.

Pero esto no lo hace feminista. En los hechos, este ser enmascarado, con capa y traje de superhéroe, es una contradicción andante. Él no encuentra en las mujeres sus iguales, ni siquiera sus interlocutoras. Se sirve de ellas en la medida en la que reflejan su imagen de salvador, de seductor, de elemento esencial en sus vidas.

Es comprensible, pues, que lo que más teme este personaje es que las mujeres, las que son para él las víctimas de este sistema patriarcal, no necesiten de su ayuda. La fantasía del héroe no es lograr lo que desea explícitamente- el deseo de liberar a las mujeres del patriarcado- sino convertirse él mismo en el objeto de deseo de estas mujeres.

Lo que realmente empuja a este auto nombrado “hombre feminista” a actuar supuestamente en contra del patriarcado, no es la salvación de las mujeres, sino la (inconsciente?) percepción de que las mujeres en realidad disfrutan su postura de víctimas, que ellas en realidad contribuyen a serlo, que lo buscan y anhelan, de modo que se resisten a ser redimidas, a ser salvadas por él. Esto lo conduce a ser violento, no contra el patriarcado, sino en contra de las mujeres.

La equivalencia de este personaje, en el mundo de la política global, es la posición de Estados Unidos en las guerras en Vietnam, Irak o Afganistán. Esas intervenciones militares se auto designaban como intervenciones “humanitarias”, pero cuya verdadera intención nunca fue “ayudar” a estas naciones, sino fundamentalmente establecer su poderío fáctico sobre ellas. Ante la realidad de que estos pueblos negaban dicha “ayuda”, la respuesta nunca fue de respeto o aceptación ante la diferencia, sino de violencia e imposición.

Esta violencia también la ejerce el auto nombrado “hombre feminista”. Puede ser una violencia discursiva (por ejemplo, insistirá en que su pareja sólo se relacione con otros “hombres feministas”, dudando así de su criterio y autonomía), y también puede ser una violencia sexual, física, en la que utilizará los cuerpos de estas mujeres para satisfacer sus deseos sexuales -en el entendido de que ellas participan en su carácter de víctimas, de que en el fondo ellas lo desean, desean ser acosadas, desean que este personaje se meta a su cama cuando estén dormidas para ser toqueteadas, para ser consumidas y luego desechadas.

Si se le confronta a este “héroe” y se le acusa de ser violento, acosador, manipulador, machista, su respuesta -siempre elaborada en el discurso más elocuente, académico y formal- será que “ellas lo quisieron, ellas eligieron libremente acostarse con él, ellas permitieron que pasara lo que pasó”. Apelará entonces, ahora sí, a la autonomía de las mujeres, a su capacidad de decidir sobre sus cuerpos, a la liberación de su sexualidad.

Quizá ellas no lo nieguen, quizá ellas digan que es cierto, que también lo quisieron. Habrá otras que -como yo- a la mañana siguiente se den cuenta de su error y se sientan manipuladas, sobajadas, utilizadas. Pero ese no es el punto. El meollo radica en que este “héroe” se cree con el derecho para llegar a “salvarnos”, para ser nuestra redención y para proyectar en nosotras todas sus miserias, y, a través de nuestra supuesta “liberación”, establecer su poderío. La violencia que ejerce contra las mujeres no es, pues, gratuita o azarosa: se origina en la concepción misma que tiene de las mujeres dentro de su discurso feminista, en la concepción misma que tiene de sí mismo como “hombre feminista”, esto es, como héroe.

Las únicas personas genéricamente designadas como “hombres” que he conocido y que han sido verdaderamente feministas, jamás se auto nombraron como tales. Pero, eso sí, actuaron y abandonaron en la práctica cotidiana -no en el discurso- sus privilegios de hombres en una sociedad patriarcal. Se atrevieron al diálogo, aceptaron los cuestionamientos y, sobre todo, asumieron que las mujeres, en toda nuestra diversidad, somos las únicas en nombrar y avanzar nuestra autonomía.

Es un hecho, jamás vuelvo a confiar en un hombre que se auto nombre feminista. Al llamarse a sí mismos “feministas” están ocultando en realidad lo que verdaderamente son. Este es el carácter performativo -e ideológico- de la nominación: el nombre “hombre feminista” es una precondición para la hegemonía del patriarcado dentro del feminismo. No se trata de aplicar un nombre vacío a un sujeto dado, como si fuera una mera descripción de algo que ya existe de antemano. Al momento de nombrarse como tal, este sujeto no sólo describe lo que pretende ser, sino que abre un discurso hegemónico: el discurso del héroe. Es la máscara perfecta del patriarcado mutante.

Anuncios

16 comentarios en “El complejo de héroe en los auto nombrados “hombres feministas”

  1. Las primeras en usar el victimismo para conseguir sus fines son las mujeres feministas, todo su movimiento esta basado en ello. Un feminismo que busca la “igualdad” sin contar con el hombre para absolutamente nada. Incluso la autora de este post se hace la ofendida y la víctima otra vez.

    Me gusta

  2. Gracias por tus letras. En verdad llegaron en un momento en que necesitaba recordarme lo que pasó, para poder entender que yo no estaba loca al sentir lo que sentía, aún cuando él era reconocido, adorado, apreciado y financiado por personas en el ámbito del trabajo en género, del trabajo con violencia, y reconocido como alguien experto en masculinidades. Te agradezco ayudarme a encontrar mi cordura. Siento que te quiero a la distancia, sin conocernos. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Cristy, gracias también por tus palabras. Es nuestro mutuo reconocimiento y apoyo lo que nos hace fuertes, lo que nos permite sacudirnos el dolor y confrontar a estos lobos disfrazados de borregos. Ellos son, es cierto, los machistas más peligrosos, porque confiamos en ellos, porque no nos esperamos su agresión, porque tienen el poder del cobijo académico y de ciertos sectores feministas, porque es más difícil señalarlos. Pero creo que es indispensable hacerlo. Como me acaba de decir otra amiga que también fue violentada por el tipo al que me refiero en concreto en mi escrito, que tiene nombre y apellido, es necesario alzar la voz y señalarlos como lo que son, revelar el lobo que los habita, para no escuchar luego en voz de otras compañeras: “a mí también me pasó”. Todas podemos lanzar la advertencia: nos tocan a una, nos tocan a todas, y vamos a ir por ustedes, y vamos a revelar ante el mundo la farsa, lo hipócritas y lo machistas que son. De ahí la importancia de formar una red de alianzas feministas entre mujeres, que se construye con amistad, pero sobre todo con determinación política de sororidad. Recuerda que no estás sola. Un abrazo grande.

      Le gusta a 1 persona

  3. Todavía recuerdo que alguna vez preguntaste vía Facebook a varios hombres por qué no se consideraban feministas. Qué bueno que esa vez dije que yo no me consideraba feminista, si no, ahora sentiría una pedradota. 🙂
    Creo que se puede hacer una generalización válida: las personas se conocen por sus acciones más que por sus discursos, una idea que me parece es recurrente en notable post tuyos y dice mucho de tu congruencia.
    Un gusto leerte, como siempre. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Antonio 🙂 Ese es el punto precisamente, la congruencia entre lo que se piensa, se dice y se hace. La cuestión paradójica de los “hombres feministas” es que tantas veces no se dan cuenta de que, por más bien intencionados que sean, el auto nombrarse feministas es una condición para ocultar el machismo que sí ejercen y que, si de verdad son autocríticos, no podrán negar que llevan a cabo. Para mí, el asumirme feminista de ningún modo significó deshacerme de un día para otro de todas mis actitudes, comportamientos y pensamientos patriarcales, significó tan sólo el inicio de un proceso de vida por resignificarme a mí misma y a mis relaciones. El feminismo, me parece, es eso: un proceso de lucha, que puede ser tan doloroso como liberador. Pero lo que en mi caso, como mujer feminista, fue el inicio de un proceso, que me confronta con el mundo patriarcal y que para nada es una postura cómoda o dada, en los hombres es todo lo contrario: ante el mundo patriarcal, los hombres feministas son vistos, apreciados y encarnados justamente como “héroes”, reafirmando una vez más su hegemonía fáctica y simbólica. Por ello, los hombres que no quieren participar del patriarcado han de resignificar sus relaciones y su ser desde su propia circunstancia. Pero mi texto no lo dirigí hacia ellos, lo dirigí a las mujeres, justamente para que se pongan buzas y no confíen en las máscaras que va adquiriendo el patriarcado mutante.
      Y es cierto otra cosa que dices, yo antes llamaba a los hombres a asumirse feministas y defendía su derecho a serlo. Pero como esto es un proceso, la experiencia me ha enseñado, lamentablemente muy de cerca, que los “hombres feministas” no existen, y que sólo son máscaras y discursos hegemónicos, ideologías patriarcales, reconocidas falsamente como liberadoras y feministas. Gracias por tus comentarios, Antonio. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  4. ¡Es un artículo súper interesante!
    Obviamente hay muchos hombres que disfrutan del “reconocimiento” de ser un hombre feminista, ya que esto le da un status “superior” a sus semejantes. Ya que según él, está dispuesto a gritar a los cuatros vientos que es un superhéroe digno de ser venerado, de tener una atención V.I.P. de parte de las mujeres ya que él se está “arriesgando” al apoyar estos argumentos. Pero claro esta atención viene con sus ventajas con el derecho de ultrajar estos mismos argumentos, de retocarlos, de destrozarlos de tal manera que siempre lo favorezca a él, para probar de una manera que todo sigue girando en torno a él.
    Un feminista, en mi opinión, deja los comentarios a un lado, para realmente actuar, ya que de decirlo a hacerlo es un gran paso, que un hombre desesperado por la atención femenina no está dispuesto a hacer, ya que en sí cuestionaría su hombría.
    Muy buen artículo ¡Saludos!

    Le gusta a 2 personas

  5. Interesante articulo, solo una observación, para mejorarlo deberías aclarar cuales son tus fuentes. Un@ asesor@ en psicologia o psiquiatria, revistas, articulos, libros, etc.

    Por otro lado me gustaría preguntarte que sabes sobre el hembrismo, he buscado sobre este tema en la web y casi no aparece nada.

    Me gusta

    1. No pongo fuentes porque esta es una reflexión personal derivada de mi experiencia, aunque está nutrida por mis lecturas y formación en filosofía. Lo que está en cursivas son las partes que quiero enfatizar, pero no hay en el texto ninguna cita. Respecto a lo que pienso del concepto de “hembrismo” es que a todas luces es un concepto inventado por el patriarcado para deslegitimar la lucha feminista. http://feminismo.about.com/od/conceptos/fl/Hembrismo-y-feminazismo-dos-conceptos-del-machismo.htm

      Me gusta

  6. Interesante articulo, para mejorarlo deberías aclarar cuales son tus fuentes por si alguien más quiere investigar sobre el tema, tales como revistas, libros, entrevistas que le hayas hecho a especialistas (como psiquiatras o psicologos) o casos que hayas atendido en caso de ser una especialista.

    Por otro lado, quería preguntarte que sabes acerca del hembrismo y las mujeres machistas . He estado buscando información sobre estos temas y no encontrado casi nada en la web. Las feministas parecen tratar demasiado a menudo el tema de la mujer victima del patriarcado pero analizan muy poco o nada a las mujeres dominantes o las machistas. Cosa que se da muy a menudo en latinoamerica, (especialmente lo segundo) sin que sea algo impuesto por la figura del hombre (entre el 60% y 70% de los hogares venezolanos, por ejemplo, los padres brillan por su ausencia ya sea porque abandonaron a la pareja o fueron asesinados por la delincuencia, si es que no eran ellos mismos delincuentes).

    Me gusta

  7. Yo creo que la posición de “héroe” no sólo consta de los actos sí no también de la actitud que tengas hacia lo que haces, pero muchas personas lo hacen basadas en el interés que les da hacer algo bueno por alguien, pero en mi opinión es mejor hacer las cosas sin ningún fin de recibir nada.

    Me gusta

  8. Para mi creo que este tema de los “héroes” es más una ayuda que le proporcionas a un tipo de víctima que la necesita sin ningún fin de ningún tipo,
    El hecho de llamarte feminista quiere decir que te opones a muchas cosas sobre la libertad de las mujeres y desde mi punto de vista una mujer tiene la capacidad de decidir todo sobré su vida sin que nadie pueda obligarla pues esto es un grado de violencia.

    Me gusta

  9. Yo en lo personal pienso que el feminismo es una forma de violencia que discrimina a un género, yo creo que todos debemos tener la misma capacidad sólo hay que saberla desarrollar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s